miércoles, 4 de marzo de 2009

Más y más alto....




Cálidamente fue arropada por toda la ilusión puesta en una vida nueva. Lo que siempre hubo deseado y el motor que la condujo a tomar la decisión más importante de su vida. Abandonar. Abandonarlo todo y dar el temido paso adelante. Entrar en contacto con esta atmósfera contaminada, desconocida y hostil a su avance....

Fueron muchos los intentos fallidos para convertirla en un casi ser humano confiado y dulce. Comienzos llenos de espinas consiguieron volverla reticente a aceptar ojos extraños en su camino. Sin embargo, hubo algo en aquella silueta desconocida, aquella manera de mirarla, aquellos grandes ojos que parecían tan distintos a todo lo demás, que lentamente recorrieron todos y cada uno de los rasgos de su blanco rostro. Algo que nunca alcanzó a explicarse la conmovió profundamente y creyó saber que ese era el momento elegido. Poco a poco fue renunciando cálidamente a aquel rechazo que lo desconocido le producía.
Comenzó a sentir todo aquello que la madre océano le había negado desde el comienzo.

Y fueron no pocas las ocasiones en las que esta dulce sirena lloró, lloró aterrada por la sola idea de que tal ilusión desapareciera para siempre.....

Pero finalmente no encontró otro remedio que confiar. Confiar en aquellos ojos que parecían hablarle con toda la sinceridad del corazón valiente que encerraban.

Y así ocurrió. No podía ser de otro modo.

Creyó, suspiró y confió. Nunca más volvió la mirada al mar que ahora abandonaba definitivamente. Puede decirse que en ese momento se volvió completamente humana. Cometió los mismos errores que cualquier niño. Cerró los ojos y no pensó en el peligro. Escuchó palabras dulces, promesas y siguió construyendo......más y más alto....

No hay comentarios: