martes, 6 de enero de 2009

Vuelve a tu mar gris....





Y reconozco que a veces en todo este camino sentí pena.....

Sentí pena por nosotros, por tí, por el vacío que ocupa tus pupilas, por esa incapacidad tuya de llorar.....y es que a veces soñé que no eras humana.....soñé que la fuente que te permitía creer en esta vida se había secado para siempre.....creí que tus raíces no serían capaces de alimentarte más allá del próximo otoño......hoy reconozco que creí que tus ojos nunca más brillarían con el brillo de antaño.....y lloré por tí, y lloré también por mí...lloré por no sentir nada tras tu pérdida....lloré por no haber sido capaz de salvarte antes de que cayeras en el lado gris de las almas......lloré por no haber sido capaz de salvar mis ganas de sentir algo por tí.....


Tú lo quisiste triste sirena.....tú decidiste volver a tu triste mar gris con tus grises aguas y tu suave manto gris....tú decidiste no despertar.....y yo decidí no hacer ruido....y no despertarte ya nunca más......shhhh.....vuelve a tu mar.....y olvida que hemos existido.....

1 comentario:

Francisco dijo...

No olvides que existe.Que se puede volver del lado negro (ójala fuera gris)y que nuestra-sirena-NUESTRA,
hoy se reinventa intentando levan tarse. Tenemos que esculpir gozo en alguna parte de su mirada. Para que sepa que existe.Y para torcer con fiereza fraternal el daño que se hace y nos hace (el que se hizo este tiempo), cuando leemos más allá de su retina y del tiempo biográfico.La sirena ES, y también su dolor nos construye. Aunque casi no existamos. Beso nuestro