miércoles, 16 de julio de 2008

Comencemos por los escenarios....



Quiero presentaros en primer lugar los escenarios en los que se ha desarrollado el material que encontraréis en este blog. Lugares corrientes, por los que estamos acostumbrados a pasar cada día. Compañeros visuales de nuestras vidas que en ocasiones nos regalan momentos de excepcional belleza.
Colores inusuales que dibujan perfectos reflejos sobre la superficie del agua. Cálidos atardeceres que transforman esos lugares en pinturas ciertamente salidas de un cuadro surrealista.

Y éste es mi reto. Ésta es la aventura que os propongo. Juguemos a transformar el mundo. Al menos a transformarlo con nuestros ojos. De la retina hacia dentro. Una vana ilusión que al menos nos permitirá soñar y evadirnos cuando las cosas no son fáciles.

Y estos escenarios son los que acompañan mis sueños. La búsqueda y el hallazgo de momentos irrepetibles es lo que da sentido a esta transformación.

Y me atrevo a decir que si hubiérais pasado antes por este lugar no lo habríais reconocido en esta imagen. A ese juego os animo. A tratar de crear vuestro mundo. A soñar y a transformar vuestros propios escenarios.....


Éste que os presento hoy es uno de mis lugares preferidos. Uno de esos decorados en los que uno se evade del mundo. Los que me conocéis ya sabéis que siento una cierta devoción por este lugar. Incluído mi arbolito, aunque hay quien opina que es un árbol feo. Pero es ul lugar muy especial para mí. Podría decir que mis primeras fotos de paisajes, surgieron precisamente aquí. La primera vez que me enfrenté al vacío con un granangular en la mano. Y desde entonces solemos ir bastante allí. Leer, oír música, y contemplar. Sobre todo, contemplar momentos como los de ese día. En los que a uno casi se le caían las lágrimas contemplando ese atardecer en el que parecía que el mundo iba a terminar en cualquier momento. Lo mejor, esos increíbles colores. Y por supuesto, la compañía.

Espero haberos transmitido al menos un pedazito de la paz que respiramos ese día.

Gracias por estar ahí.

2 comentarios:

Fax dijo...

Ya, si me pones dos soles en ese atardecer me creo que te has ido a otro sitio (o momento). Por cierto, se admiten sugerencias? Nos vamos a Jápeto?

Tyrell dijo...

Brutal paisaje. Si me dices que es Alderaan, me lo creo! Casi uno espera ver al Halcón Milenario surcar ese cielo congelado.

Abrazos!